Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

 

 

Otros Enlaces:

 

Referencias Bíblicas


 

La razón de ser de este ministerio, es poder proveerle a las personas un refrigerio espiritual durante su momento de crisis y recuperación.  Si padeces de depresión,  queremos que sepas que no estás soloDios está contigo en todo momento y no te va a abandonar en estos tiempos de enfermedad.  Tú eres de mucho valor y estima para El.  No dudes de Su poder y de lo que El puede hacer por tu salud.

Si conoces a alguien que sufre de esta condición, te exhortamos a que apoyes a esa persona especial en tu vida a través de la oración, del amor, la comprensión y de la Palabra de Dios, la cual siempre nos da una respuesta a nuestras situaciones e inquietudes en nuestras vidas.

Más adelante, te presentaremos una muestra de las muchas formas en que Dios habla a nuestras vidas a través de su Palabra, la Biblia, para fortalecernos y consolarnos a través del Espíritu Santo. No olvides, que para aumentar nuestra fe en Jesús es necesario fomentar la oración como el arma más poderosa para nuestra recuperación.  Orar es hablar con Dios.  Conversa con él como si fuera tu mejor amigo, exprésale tus sentimientos, frustraciones y preocupaciones, y te garantizo, que El, en su infinita misericordia y amor por ti, te sanará de tu condición y te devolverá la salud perfecta y completa que tanto anhelas.

En cambio, si todavía no has conocido a Jesús como tu único Salvador personal, este es el momento para que ores a Dios y te perdone todos tus pecados por medio de la muerte de Jesús en la cruz, y para que el Espíritu Santo entre a morar en tu vida y tu corazón.  Este es el primer paso para la sanidad que tanto esperas y deseas disfrutar. Lee la siguiente oración con todo tu corazón y genuinamente:

Dios bendito, Dios bueno, Dios de infinita misericordia y amor. Me postro delante de tu altar con mi corazón contrito y humillado, para que tengas misericordia de mí.  Señor, reconozco que soy un pecador, que necesito de Ti y de tu gracia para poder alcanzar la salvación de mi alma y espíritu.  Senõr, en estos momentos reconozco a Jesús como mi único Salvador personal. Padre, perdona todos mis pecados, lávame con la sangre que Cristo Jesús derramó en la cruz del Calvario por mí y séllame con tu Espíritu Santo.  Escribe mi nombre en el Libro de la Vida.  Desde este momento, pertenezco sólo a ti Señor.  Dame la salud que tanto necesito y espero.  Sana todas mis dolencias.  En Ti creo y en Ti confío en que por tu infinito amor por mí, será hecho.  En el nombre de Cristo Jesús te he orado, Amén.


Te felicito por el paso más importante y trascendental que acabas de hacer en tu vida.  Créeme que no te arrepentirás de haber tomado la mejor decisión.  Para comenzar tu nueva vida de fe, te presento algunos textos bíblicos que pueden ayudarte a comenzar tu proceso de sanidad interior, y tu recuperación total.  No olvides, que es necesario también complementarlo con tu visita a un pisiquiatra de confianza  y seguir su tratamiento.  Recuerda, que la medicina y la ciencia también fueron creadas por Dios para nuestra salud.

Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga. (Mateo 11:28-30)

Jesús nos enseñó en su Palabra que El pagó todas nuestra enfermedades, inquidades, situaciones, problemas y pruebas en la Cruz del Calvario para nuestra salvación y restauración de nuestras vidas. Lo único que nos pide es que creamos en su muerte como el regalo más preciado que Dios pudo dar a la humanidad.  Es por esta razón, que tienes que comenzar a creer que YA Jesús pagó y ganó tu prueba de depresión hace dos mil años atrás.  Mientras más deprimido y angustiado te encuentres, más clama a Jesús por tu sanidad, reclámala como un regalo que ya El te dio hace mucho tiempo. Recuerda que cada gota de sangre derramada en la cruz tiene tu nombre. Comienza a creer y confiar que tu depresión desaparecerá porque Jesús ya la pasó por ti.  Entrégale tu depresión como tu carga más pesada en sus manos, y El te dará descanso para tu mente y tu espíritu. Recuerda que Su carga es fácil porque ya El la cargó por ti.

Y los redimidos de Jehová volverán, y vendrán a Sión con alegría; y gozo perpetuo será sobre sus cabezas; y tendrán gozo y alegría, y huirán la tristeza y el gemido. (Isaias 35:10)

Este texto prueba que los israelitas (el pueblo escogido por Dios en el Antiguo Testamento) sufrieron grandes penas y depresiones a causa de su desobediencia y pecados contra Dios.  Sin embargo, cuando todos se arrepintieron fueron perdonados por Dios y les borró todas sus penas y les devolvió la alegría y el gozo que tanto anhelaban.  Dios les dio bendiciones abundantes por su infinito amor por ellos.  A pesar de los tiempos, esta condición no ha cambiado.  DIOS TE AMA, y si te arrepientes de todos tus errores pasados, te dará la redención, la paz, el perdón, el gozo y la salud duradera y permanente que necesitas.

Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados. (Hebreos 12:11)

No existe profesión, estatus social, título académico, posición económica que pueda darte la alegría y la paz que necesitas en medio de tu depresión, ya que la salud es más valiosa que cualquier cosa material que exista en este mundo.  A eso se refiere el autor en sus palabras.  Sin embargo, de todas estas experiencias negativas,como lo es tu depresión, se puede aprender lo importante que es vivir una vida plena y abundante; saludable, de manera que puedas alcanzar muchas bendiciones, crecer espiritualmente y enriquecer tu vida.

Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. (Mateo 5:4)

Jesús conoce por la depresión que estás pasando, inclusive, El mismo padece tus síntomas a través de su Espíritu Santo que mora en ti.  El te comprende mejor que nadie pues Dios se hizo hombre a través de Jesús para poder saber cuán fragiles y débiles somos en cuerpo, pero no en mente y espíritu.  Cuando ores a Dios, reclama que cada lágrima que salga de tus ojos sea enjugada por salud y todo dolor que padezcas sea transformado en salud. Jesús es todo un caballero; El desea ayudarte, pero no actúa hasta que tú le des permiso.  Da el primer paso permiténdole obrar en tu vida.

De cierto, de cierto os digo, que vosotros lloraréis y lamentaréis, y el mundo se alegrará; pero aunque vosotros estéis tristes, vuestra tristeza se convertirá en gozo. (Juan 16:20)

Este texto indica que toda depresión, al igual que todo problema y situación es temporera.  Nada en este mundo permanece estático.  Unas veces tendremos que llorar, y en otras podremos reir.  Cuando ores a Dios, reclama esa promesa; de que pronto esta enfermedad será quitada de tu vida y podrás disfrutar una vida plena nuevamente.

He aquí, tenemos por bienaventurados a los que sufren. Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el fin del Señor, que el Señor es muy misericordioso y compasivo. (Santiago 5:1)

Bienaventurado quiere decir dichoso; que es de buena estima para Dios.  Esto quiere decir, que Jesús te ve con ojos de amor y misericordia por tu depresión.  El te dará el cuidado especial y la fortaleza que tanto necesitas mientras te recuperas de tu condición. Sólo tienes que ser paciente y esperar que El vaya haciendo la restauración poco a poco.  Recuerda que esto es un proceso del cual tienes que irlo superando por etapas.  Jesús obrará a través de tu médico para ir superando cada etapa en tu recuperación.

Muchas son las aflicciones del justo, más de todas ellas le librará Jehová. El guarda todos tus huesos, ni uno de ellos será quebrantado. (Salmo 34:19-20)

Todo ser humano padece por enfermedades, situaciones difíciles y problemas en algunos momentos de su vida.  Pero, que bueno es saber y confiar en que Dios te librará de cada una de ellas, incluyendo, tu depresión.  A pesar de lo mal que te puedas estar sintiendo, piensa que El guarda de ti, y de cada célula de tu cuerpo.

¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?...Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquél que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninugna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es Cristo Jesús Señor nuestro. (Romanos 8:35,37-39)

Este texto nos garantiza que la presencia de Dios está en todo momento a tu lado y que no te encuentras solo.  El conoce todas tus necesidades, inclusive antes de que se las pidas.  Sin embargo, es necesario que ores con fe y fervor para que El se manifieste en tu vida de una forma insospechada.  No habrá depresión, situación ni dificultad que Dios no pueda intervenir y resolver.

Gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración. (Romanos 12:12)

Es necesario que siempre conserves en tu interior la esperanza de tu sanidad completa y permanente.  Aunque te encuentres deprimido, y no te sientas bien, no dejes de orar y hablar con Dios.  Con esta herramienta poderosa podemos llegar a la relación estrecha y vital que Dios anhela tengamos con El.  Aprovecha estos momentos de angustia para acercarte a El, y verás los resultados.

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios. (2Corintios 1:3-4)

Es importante que cuando Dios te conceda tu salud completa y permanente a través del Espíritu Santo, le agradezcas sinceramente por su obra y misericordia por lo que ha hecho en tu vida.  Pero, también es importante que puedas llevar este mensaje a otras personas que pasarán esta crisis como la estás pasando tú en estos momentos.  Recuerda, que Dios se manifiesta y Jesús se glorifica cuando nos acordamos de nuestros hermanos enfermos. Y si podemos educar y apoyar a otros, ¿que mayor bendición de salud nos puede dar el Padre Celestial?

Jehová, no me reprendas en tu enojo, ni me castigues con tu ira.  Ten misericordia de mí, oh Jehová, porque estoy enfermo; sáname, oh Jehová, porque mis huesos se estremecen.  Mi alma también está muy turbada; y tú Jehová, ¿hasta cuándo?.  Vuélvete, oh Jehová, libra mi alma; sálvame por tu misericordia.  Porque en la muerte no hay memoria de ti; en el Seol, ¿quién te alabará?.  Me he consumido a fuerza de gemir; todas las noches inundo de llanto mi lecho, riego mi cama con mis lágrimas.  Mis ojos están gastados de sufrir; se han envejecido a causa de todos mis angustiadores.  Apartaos de mí, todos los hacedores de iniquidad; porque Jehová ha oído la voz de mi lloro.  Jehová ha oído mi ruego; ha recibido Jehová mi oración. (Salmo 6:1-9)

Cuando te sientas deprimido, lee el pasado Salmo 6, el cual nos inspira a orar y confiar en El, de que en el momento que menos te lo esperes, te librará de tu depresión y podrás volver a tener una vida plena y abundante.  También, te recomendamos que leas el Salmo 42:1-5.


Como dato final, quiero dejarte saber que muchos personajes en la Biblia sufrieron la condición de depresión en distintas etapas de su vida.  El ejemplo más claro fue el del Rey David, que durante su depresión escribió los versos más hermosos de la Biblia, los Salmos.  También podemos mencionar a Moisés durante su recorrido por 40 años en el desierto para llevar a los israelitas a la Tierra Prometida.  No podemos pasar por alto a Job, quien en medio de sus enfermedades y sus calamidades, sin tener nada, no dejó de clamar a Dios con fe por su salud y Dios lo escuchó lo bendijo con salud y muchas otras cosas cuadruplicadas.  

Pero el caso más importante e impactante, fue el mismo JESUS, el cual pasó una gran depresión y angustia cuando sabía que muy pronto tendría que pasar por el dolor más grande e intenso que nadie en este mundo podría soportar: la muerte en la Cruz del Calvario. Jesús lloró amargamente por su penuria, sin embargo, decidió sufrir todos nuestros quebrantos a la misma vez por amor a nosotros y regalarnos la salvación.  Aunque tu depresión es muy difícil de sobrellevar, pues la he vivido por experiencia propia en tres ocasiones (vea mi testimonio personal), piensa que jamás tu enfermedad podrá compararse al dolor y angustia de Jesús en la Cruz.  Y El nos dio la victoria de la salud, y de gratis...¿Qué más podemos pedir?

 

[Auto-Exámen*] [Apoyo] [Otros Factores] [Referencias Bíblicas]

[Testimonio Personal] [Grupos de Apoyo]

 


                                           [Página Principal ] [Depresión ] [Pánico] [Ansiedad] [Obsesivo/Compulsivo] [Estrés Postraumático]

                                                                                                               [Fobia Social] [Bipolar ] [Testimonios] [Eventos]

                                   Oprima aquí       si le interesa ver quiénes forman parte de este ministerio.

                                             Si esta página ha sido de bendición para su vida, escríbanos sus comentarios a renacer_en_jesus@hotmail.com.
                                            
Copyright © 2001-2002 Renacer en Jesús
                                         Ultima Revisión: 20-Sep-2002